La desinfección es un tratamiento que se realiza en profundidad para la total destrucción de los microorganismos patógenos que puedan afectar a la salud.

Hablamos de limpieza o tratamiento profundo, porque para una buena desinfección, es necesario tratar tanto la zona infectada como la zona afectada (paredes, suelos, techos así como instrumental y todos aquellos objetos que se encuentren en la zona afectada.).

El uso de sistemas complementarios de desinfección de superficies por vía aérea, nos permite llegar a todas las superficies de la zona afectada, de forma rápida y eficaz, pudiendo alcanzar aquellas zonas de difícil acceso que precisan ser tratadas.

Para desarrollar un programa de desinfección, es necesario analizar las superficies y entornos que deben tratarse, de este modo, determinaremos cuales son las zonas críticas, la técnica de aplicación más eficaz, y el desinfectante que debe usarse.

Podemos considerar zonas de alto riesgo de infección, todas aquellas que por sus características de uso, o bien por las actividades que se llevan a cabo en ellas, puedan provocar focos de infección para los seres humanos, siendo necesaria la desinfección por Empresas Especializadas. A continuación detallamos las instalaciones mas comunes, con riesgo de infecciones:

• Conductos y sistemas de climatización.
• Moquetas.
• Baños o vestuarios de instalaciones deportivas.
• Zonas contiguas a las piscinas (climatizadas o no).
• Superficies en la industria alimentaria.
• Cámaras frigoríficas y de maduración.
• Hospitales.

Para llevar a cabo la desinfección de las instalaciones mencionadas con anterioridad y todas aquellas que puedan verse afectadas por un foco patógeno, disponemos de dos métodos, considerados hoy, los más efectivos para el tratamiento con desinfectantes. La pulverización de superficies y la desinfección aérea con nebulizadora o termo nebulizadora..